ANÁLISIS A FONDO. J. Francisco Gómez Maza. EL GOL, EN LOS PIES DE OSORIO CHONG; OBAMA, UNA MERA CORTESÍA

ANÁLISIS A FONDO. J. Francisco Gómez Maza. EL GOL, EN LOS PIES DE OSORIO CHONG; OBAMA, UNA MERA CORTESÍA.

vía ANÁLISIS A FONDO. J. Francisco Gómez Maza. EL GOL, EN LOS PIES DE OSORIO CHONG; OBAMA, UNA MERA CORTESÍA.

Advertisements

Semblanzas. Silviano Martínez Campos

Semblanzas. Silviano Martínez Campos.

vía Semblanzas. Silviano Martínez Campos.

El Papa Francisco y la teología de la liberación. Leonardo Boff

El Papa Francisco y la teología de la liberación. Leonardo Boff.

vía El Papa Francisco y la teología de la liberación. Leonardo Boff.

El Papa Francisco y la teología de la liberación. Leonardo Boff

Marcha por la liberación de Íngrid Betancourt,...

Marcha por la liberación de Íngrid Betancourt, en la foto Cristina Fernández (presidenta de Argentina), Astrid Betancourt (hermana de Íngrid) y Lorenzo Delloy (Hijo de I. Betancourt). (Photo credit: Wikipedia)

Presidentes de América Latina en la XX Cumbre ...

Presidentes de América Latina en la XX Cumbre del Grupo de Rio. (Photo credit: Wikipedia)

Español: La Presidenta brinda con el secretari...

Español: La Presidenta brinda con el secretario general de la ONU Ban Ki-Moon en el Museo del Bicentenario, en Casa Rosada. (Photo credit: Wikipedia)

English: Leonardo Boff Português: Leonardo Boff

English: Leonardo Boff Português: Leonardo Boff (Photo credit: Wikipedia)

El Papa Francisco y la teología de la liberación

2013-04-28


Muchos se han preguntado si el actual Papa Francisco, como proviene de

América Latina, es un seguidor de la teología de la liberación. Esta

pregunta es irrelevante. Lo importante no es ser de la teología de la

liberación sino de la liberación de los oprimidos, de los pobres y de

los que sufren injusticia. Y eso lo es con claridad indudable.

Este ha sido siempre, en realidad, el propósito de la teología de la

liberación. Primero viene la liberación concreta del hambre, de la

miseria y la degradación moral y de la ruptura con Dios. Esta realidad

pertenece a los bienes del Reino de Dios y estaba en los propósitos de

Jesús. Después, viene en segundo lugar la reflexión sobre el hecho real:

en qué medida se realiza ahí anticipadamente el Reino de Dios y en qué

medida el cristianismo, con el capital espiritual heredado de Jesús,

puede colaborar, junto con otros grupos humanitarios, en esta liberación

necesaria.

Esta reflexión posterior, llamada teología, puede existir o no existir.

Lo decisivo es que ocurra de verdad la liberación. Siempre habrá

espíritus atentos al grito de los oprimidos y de la Tierra devastada que

se preguntarán: con lo que hemos aprendido de Jesús, de los Apóstoles y

de la doctrina cristiana de tantos siglos, ¿cómo podemos aportar

nuestra contribución al proceso de liberación? Fue lo que realizó toda

una generación de teólogos y teólogas, de laicas y laicos comprometidos,

de religiosos y religiosas, de obispos y sacerdotes de los años 60 del

siglo pasado, y que continúa hasta nuestros días, porque los pobres no

cesan de aumentar y su grito es ya un clamor.

Pues bien, el Papa Francisco hizo esta opción por los pobres, vivió y

vive pobremente en solidaridad con ellos y dijo claramente en una de sus

primeras intervenciones: “Cómo me gustaría una Iglesia pobre y para los

pobres”. En este sentido, el Papa Francisco está llevando a cabo la

intuición primordial de la Teología de la Liberación y secundando su

marca registrada: la opción preferencial por los pobres, contra la

pobreza y a favor de la vida y la justicia.

Esta opción no es para él solamente un discurso, sino una opción de vida

y de espiritualidad. A causa de los pobres ha caído en desgracia ante

la presidenta Cristina Kirchner, pues pidió a su gobierno un mayor

compromiso político para superar los problemas sociales -analíticamente

se llaman desigualdades-, que éticamente representan injusticias y

teológicamente son un pecado social que afecta directamente al Dios

vivo, que bíblicamente ha mostrado estar siempre del lado de los que

tienen menos vida y son los pobres y los que sufren injusticia.

En 1990 Argentina tenía un 4% de personas pobres. Hoy en día, debido a

la voracidad del capital nacional e internacional, ascienden a un 30%.

Estos no son sólo números. Para una persona sensible y espiritual como

el Papa Francisco representa un viacrucis de sufrimiento, lágrimas de

niños hambrientos y desesperación de padres sin trabajo. Esto me

recuerda una frase que Dostoievski escribió una vez: «Todo el progreso

del mundo no vale el llanto de un niño hambriento».

Esta pobreza, ha insistido con firmeza Papa Francisco, no se supera

mediante el asistencialismo, sino a través de políticas públicas de los

gobiernos que devuelvan dignidad a los oprimidos y los hagan ciudadanos

autónomos y participativos.

No es importante que el Papa Francisco no use el término «teología de la

liberación». Lo importante es que hable y actúe de manera liberadora.

Es hasta bueno que el Papa no se afilie a un cierto tipo de teología,

como la de la liberación o cualquier otra. Lo mismo hicieron sus dos

predecesores con las teologías que estaban en sus cabezas y se

presentaban como expresiones del magisterio papal.

Saben los teólogos e historiadores que la categoría “magisterio”

atribuida a los Papas es una creación reciente. Comenzó a ser empleada

por los Papas Gregorio XVI (1765-1846) y Pío X (1835-1914) y se volvió

común con Pío XII (1876-1958). Antes el “magisterio” estaba formado por

doctores en teología y no por los obispos y el Papa. Estos son maestros

de la fe. Los teólogos son maestros de la comprensión de la fe. Por lo

tanto, a los obispos y los papas no les toca hacer teología sino

testimoniar oficialmente y cuidar la fe cristiana con celo. A los

teólogos y teólogas cabe profundizar este testimonio con las

herramientas intelectuales que ofrece la cultura presente. Cuando un

Papa empieza a hacer teología, como ha sucedido recientemente, se crea

una gran confusión en la Iglesia, se pierde la libertad de investigación

y se corta el diálogo con otros saberes del mundo.

Gracias a Dios que el Papa Francisco se presenta explícitamente como

pastor y no como doctor y teólogo, aunque fuera de la liberación. Así es

más libre para hablar a partir del evangelio, de su inteligencia

emocional y espiritual, con el corazón abierto y sensible, en sintonía

con el mundo de hoy globalizado. Papa Francisco, ponga la teología en

tono menor para que en tono mayor resuene la liberación: consuelo para

los oprimidos y llamamiento a la conciencia de los poderosos. Por tanto,

menos teología y más libertad.

Leonardo Boff


Carta Abierta. Silviano Martínez Campos

Carta Abierta. Silviano Martínez Campos.

vía Carta Abierta. Silviano Martínez Campos.

MOSAICO, 25-IV-013

MOSAICO, 25-IV-013.

vía MOSAICO, 25-IV-013.

MOSAICO, 25-IV-013

English: The Secretary-General of the United N...

English: The Secretary-General of the United Nations, Ban Ki-moon Español: El Secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon. Français : Le Secrétaire général des Nations Unies, Ban Ki-moon. 한국어: 국제 연합 사무총장 반기문 Português: O secretário-geral das Nações Unidas Ban Ki-moon. (Photo credit: Wikipedia)

Martínez Campos, 25/IV/013

GUIA

                                               MOSAICO

                                    Silviano Martínez Campos

         LA PIEDAD, 25 de Abril.- TIENE SU ATRACTIVO ver demoliciones, sea en la ficción, sea en la vida real. Cuando en la gran ciudad o en la media pasa uno frente a una edificación que es derrumbada, observa que por lo común los deconstructores (constructores después), comienzan por el techo, hacia los cimientos. Aun cuando según vemos en los medios, hay también demoliciones súbitas, que acaban con todo, pero estas están a cargo de expertos ingenieros. Hay otras, las llamadas naturales como terremotos, maremotos, y otras menos espectaculares pero reales como inundaciones y sequías, que están a cargo de la naturaleza, como se decía antes, o de la Madre Tierra, como se dice ahora. Y hay en ellas suma inteligencia en busca del equilibrio, según los “ingenieros”  (científicos) que analizan, estudian y divulgan dichas teorías referidas a la Gaia. PARECE QUE AHORA, con tanto desastre, no sentimos lo duro sino lo tupido: desastres por todos lados provocados por la mano del ser humano, lo que es más lamentable y triste. Parece pues, que es cierto hay un sufrimiento más general, compartido por quienes ven las cosas con pre-ocupación y sentido crítico .  Recuerdo hará ya algunas décadas, durante un curso introductorio bíblico, un maestro tocaba temas de esta índole y yo, muy sabiondo, le dije de buenas a primeras: esto es o parece un juicio universal. El repuso: toda historia universal, es un juicio universal. Y también me atreví a decir que nosotros, los de ahora, estamos juzgando a la Edad Media (europea); un clérigo participante agregó por su parte: nosotros los de ahora también seremos juzgados por los que vienen. El mismo maestro nos aseguró que el Apocalipsis cristiano, el de Juan, no es para meter miedo, sino ni más ni menos es una revelación del amor de Dios en Jesucristo. LA PALABRITA JUICIO siempre nos traslada al borde del misterio y referida a los niveles amplios, nos hace temer que sea el acabose, el fin, el hasta aquí llegamos. Pero crisis, nos dicen los estudiosos, en un sentido positivo sería el momento oportuno, para buscar alternativas a lo viejo, sin renunciar a lo valioso recibido. Un mundo nuevo, pues. Estas cosas de ninguna manera son novísimas, lo novísimo está en sus manifestaciones, ahora globales, terráqueas. Me gusta citar al Club de Roma, en su informe de 1991 (La Primera Revolución Mundial, FCE): “Las ondas expansivas producidas por los drásticos cambios de la gran transición no están respetando ninguna región ni ninguna sociedad. El cataclismo ha quebrado un sistema de relaciones y sistemas de creencias heredados, sin ofrecer ninguna guía para el futuro”. Y en esas estamos, aunque a decir verdad, sí hay salidas, pero esas tienen menos difusión que las tragedias. Con motivo del Día Internacional de la Madre Tierra, el secretario general de la ONU, Ban-ki-moon llamó a reafirmar la responsabilidad colectiva de promover la armonía con la naturaleza en un momento en que nuestro planeta se encuentra amenazado por el cambio climático y por la explotación insostenible de los recursos naturales. Y cuando se crean amenazas al planeta, no sólo se pone en peligro el único hogar de la humanidad sino incluso nuestra futura supervivencia. Destacó que cada vez hay más gobiernos que oyen la voz de un movimiento global creciente que clama por el desarrollo sostenible y mencionó por ejemplo que “Bolivia ha adoptado un marco legal que protege específicamente la Madre Tierra. La constitución de Ecuador reconoce los derechos de la naturaleza. Muchos otros países y comunidades en el mundo están trasladado sus respetos por el medio ambiente en medidas para protegerlo”, Y recordó que cuando se crean amenazas al planeta, no sólo se pone en peligro el único hogar de la humanidad sino incluso nuestra futura supervivencia. A TRAVÉS DE su directora, Matilde Pérez Bravo, el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) en La Piedad aseguró que por su parte, atiende permanentemente a personas indigentes “en situación de calle”. Aseguró que “En lo que va de este año se ha podido trabajar en beneficio de ocho personas, en su mayoría son adultos mayores que por su edad avanzada presentan síntomas de deshidratación con un adelantado deterioro físico”. Y aseguró que la institución cuenta con un albergue destinado y en casos, las envía al asilo de ancianos. Asegura que en este y otros casos, trabaja en coordinación con el organismo católico “Caritas” (Caridad). ANTE NUESTRA DEBACLE universal, generada en parte por los potentados del dinero,  hay vientos que por suaves, o por huracanados, no sabe uno de dónde vienen, ni a donde van. Siempre hay lugar para la Esperanza. Y mientras tanto, no está por demás reforzar esos ejemplos seráficos de quienes se ocupan, en el aquí, y en el ahora,  y por “toda la redondez de la Tierra”, del sufriente de carne y  hueso, muy ajeno a los esquemas estadísticos que lo clasifican para tratar de comprenderlo. (www.miregionmichoacana.wordpress.com/  )