MOSAICO, 20-XI-014

MOSAICO, 20-XI-014.

vía MOSAICO, 20-XI-014.

La Piedad. El Sol amanece. Silviano Martínez Campos

 

RENACE EL SOL. EL SOL RENACE
Desde este mi hábitat (25 años poco más o menos) y desde mi situación “privilegiada” (la piedrita), contemplo frecuentemente, en aguas o secas, este panorama, que podría parecer un poco deteriorado. Es una pena, pero para mí, igual como paisaje valioso, es lo seco, o lo mojado, cerros pelones o cerros verdosos, con piedras o con rendijas por el terreno reseco.

????????????????????????

 

Camino por estos terrenos, y conste que me permito recorrerlos con el permiso del “Dueño” originario, a veces solo, en veces acompañado de mis perritas, algunas de las cuales de seguro ya están en el “cielo” de los animales, pero me queda La Peque, proletaria sin prole, pero muy buena compañera.

De seguro este panorama no es el mismo de los últimos cinco lustros, pero menos de las últimas siete décadas, desde que comencé a asomarme al mundo y por consiguiente, a La Piedad. Algunas remembranzas las menciono en la columna de abajo (MOSAICO, 13-III-014). Otras se quedan en los archivos del disco duro del recuerdo.

Las más me las llevaré para cuando en amorosas tertulias recordemos, eso creo, los de allá, viendo a los todavía de aquí, en el regocijo perenne, eso creo, de que el terruño también tenía su lugarcito en el gran diseño de la Vida. Este lugarcito, hace unas décadas, era sitio montaraz propio para los ecuaros de maíz, un poco de leña tal vez cuando no aparecían las estufas, ni siquiera las de petróleo; abrevadero, o tal vez embalse de riego para parcelas cercanas allá, en aquellos años postcoloniales y prerrevolucionarios, porque dicen que la cortina inconmovible de la tal presita Cinco de Oros, ahora asolvada, conoció tiempos mejores.

Desde aquí se ven nuevas colonias, ahora residencias y cobijo de centros comerciales, donde antes eran llanos y ni siquiera existía la central camionera. Es que la población era pequeña y por este lado del panorama, llegaba hasta el viejo panteón, donde se asienta, ahora, el Parque Morelos.

 

Al frente, una gran “mancha” urbana, así se dice, dado que La Piedad es ya zona conurbada, y oficialmente nominada como Zona Metropolitana, junto con Santa Ana Pacueco, en el vecino Estado de Guanajuato, puente de por medio, o lo que aún queda del Río Lerma, a su paso por aquí. Frene a mi, los dos colegios, “Juana de Asbaje” y La Salle.

Y al fondo, aquellos cerros cuyos enigmas no logro decifrar, ni en la mañana, ni en la tarde. En la mañana, no, porque no me explico la razón porque amanecen casi siempre, estos últimos años y en temporada de estiaje, cubiertos de una especie de neblumo. Podría ser la polvareda de la temporada, o las quemas en parcelas.

Eso sí, es zona, la de esos cerros, esa cordillera o montaña, muy lluviosa; da envidia, de “de la buena”, que allá llueva mucho y aquí, desde hace pocos años, el Arroyo Cinco de Oros, aquí abajito, nos enseñe sus sedientas piedras.

Aun cuando de vez en cuando y muy rara vez, crezca y nos regale unas horas de cascada en la cortina, desde su asolvada presa. Se ha mencionado que se hará una zona de contención para previsibles crecientes, si es que llueve. Por estudios no ha de quedar. Se me ocurrió, pues, tomar unas fotos con mi camarita casera, al Sol que nace. En alguna época del año, nos visita desde en medio de los grandes cerros y a veces se acerca más, hasta los colegios mencionados.

Una secuencia de unos segundos, o a lo más unos minutos, desde que nos pinta rojizo el horizonte, hasta que nos deja ver su cara. Recuerdo algún versito de un poema al Sol que se pone, y a su hermano que nace, que leí en un libro de retórica en mis años de estudiante: “Adiós fúlgido Sol, duerme en tu rico pabellón de grana; Ora nos dejas en la noche humbría, pero radiante volverás mañana”. Y sí vuelve radiante, cuando el neblumo, o la humedad no oculta su radiante cara. Y esperamos que los cambios climáticos, no tan lejanos de nosotros, no oculten su rostro y nos dejen verlo, o sentirlo, no importa que mañanero, sea tierno y cariñoso. Y no importa que durante el día nos queme un poco su resolana.

(Fotos y texto de Silviano Martínez Campos)

+++++++++++

 

Martínez Campos, 13/III/014
GUIA

MOSAICO
Silviano Martínez Campos

 

 

 

LA PIEDAD, 13 de Marzo.-  LA PRESIDENCIA MUNICIPAL          acaba de revelar datos estadísticos sobre La Piedad, mediante los cuales nuestra ciudad (y municipio) no quedan tan mal parados en relación con otros municipios de Michoacán y acaso del país. Cifras y estadísticas por sí solos exponen comparativamente cómo es ahora esta población por lo cual, según se ve, hemos avanzados conforme a los criterios aceptados para hacer estas comparaciones. El único desequilibrio que capto a vuela pájaro, es el de la población concentrada en gran parte aquí, en la cabecera municipal, en relación con el resto de las comunidades; pero ¡Oh consuelo!, eso se da en todas partes. Me parece adecuado y revelador el enfoque, pero sólo les faltó decir que este año cumplo 25 (veinticinco años) de residir en esta querida ciudad de mi región, ambas el ombligo del mundo, por si faltara poco, je, je. ME PERMITO HACER una referencia pues, a mi propia persona,  porque la mera verdad, aparte de las estadísticas, el mundo se ve además a través de la propia perspectiva, por algo somos cada uno también, el ombligo del mundo. Así es que recuerdo, aun cuando un poco desteñidos en la memoria, aquellos viajes desde Ziquítaro, mi ombligo del mundo primero, allá por principios de los cuarenta, primero en La Joven Bella, luego en El Ciclón y en El Amor Chiquito, transportes de aquellos de canastilla donde “ambos tres” corrían en la brecha, a velocidades “supersónicas”, por el ruido,  pero era normal en tiempos en que aún no se aceleraba el mundo. PARA MÍ ERA un misterio al percibir desde poca distancia, aquella gran cantidad de agua que decían era del río. Llegué luego a saber que tal era la abundancia de peces, bagre y carpa que se pescaba en sus riberas y luego los pescadores, con enormes pescados al hombro, recorrían los barrios al grito  mañanero cotidiano, de ¡Ay carpas!. Pero ahora el Río Lerma está muerto, y no es consuelo decir que en toda su cuenca y no es consuelo decir que hay otros ríos, aquí, y en todas partes, si no muertos, agonizantes. DE TODAS MANERAS, La Piedad creció y creció, en mi experiencia. La actividad comercial organizada, era de pocos: ahora están establecidas tiendas de autoservicio de categoría, funcionan sus dos mercados. La ciudad era pequeña, un pueblito según apreciaban algunos habitantes, con pocos barrios centrales: el centro propiamente dicho, La Purísima, Perros Bravos, El Santuario, Las Colonias (El Mercadito); ahora se extiende por los cuatro puntos cardinales. Los templos del Señor de la Piedad, de Guadalupe y luego el de El Carmen y ahora capillas en diversos lugares y, desde luego, más parroquias. La famosa escuela secundaria Rafael Reyes, en su tiempo considerada lo mejor en estructura educativa. Continúa valiosa, pero ahora abundan preparatorias, sucursales de universidades foráneas y sus dos instituciones de nivel superior, El Instituto Tecnológico de La Piedad y la UNIVA, La Universidad del Valle de Atemajac. Una inmensa y bien entrelazada red de carreteras que comunican hacia cualquier horizonte del  país. El tren (ferrocarril) de mi infancia, a través del cual viajaba de vez en cuando, en mis años escolares hacia la ciudad de México, a las once de la noche o volvía, a las siete de la mañana, quedó en el recuerdo. Carreteras ahora que enlazan con modernas autopistas. La Piedad, pues, ha cambiado y ojalá sea para bien, en estos tiempos tan acelerados. LOS “NUMERALIA” DE los censos, dicen que 99,576 piedadenses habitan en el municipio (o sea 2.3 de cada 100 michoacanos, son piedadenses.  De ellos 83,323 viven en la cabecera municipal y el resto en las comunidades rurales. De todos sus habitantes, 52.3 por ciento de los piedadenses son mujeres, el resto son hombres. Esto equivale a un total de 52 mil 84 mujeres y 47 mil 492 varones. En 2010, el municipio de La Piedad contaba con 194 planteles educativosDe los cuales 71 son escuelas preescolares, 89 primarias y 22 secundarias. Además, tenía 11 bachilleratos, una escuela de profesional técnico y cinco escuelas de formación para el trabajo. Las unidades médicas en el municipio eran 16 en el año 2010. Estos centros de atención hospitalaria contaban con 226 personas como personal médico, un promedio de 14.1 doctores por unidad, el promedio estatal es de 5.6. HASTA AQUÍ, ALGUNOS de los datos oficiales, conforme a los censos. Naturalmente, ni aquí, ni en ninguna parte, todo es miel sobre hojuelas. Habría de verse qué nos dirían datos relativos a población flotante, emigración hacia los USA, desocupación laboral, cómo andan las cifras de la violencia, problemas sociales como delincuencia, divorcios, hogares disfuncionales por aquello de ausencia (por razones laborales en todo caso), de los jefes de familia que trabajan en el extranjero. La Piedad es conurbada con amplia zona del municipio de Pénjamo, Guanajuato. Se visualiza ya la región como Zona Metropolitana, lo que augura otra índole de cambios, además. (www.miregionmichoacana.wordpress.com )

 

+++++

índiceEl huizache y el tepameDSCN1536DSCN1826DSCN1801DSCN1789DSCN1788DSCN1786

NUMERALIA DE LA PIEDAD

(Proporcionado por Presidencia Municipal)
En La Piedad, según los datos del censo general de población y vivienda somos 99 mil 576 habitantes en todo el municipio. Es decir 2.3 de cada 100 michoacanos son piedadenses.
83 mil 323 piedadenses viven en la zona urbana de la cabecera municipal. El resto, 16 mil 253 viven en las localidades rurales de algunas de las tenencias.
52.3 por ciento de los piedadenses son mujeres, el resto son hombres. Esto equivale a un total de 52 mil 84 féminas y 47 mil 492 varones.DSCN1765DSCN1747DSCN1601DSCN1514DSCN1504
El municipio cuenta con 24 mil 997 viviendas habitadas, de las cuales, el 25.2 por ciento son hogares con jefatura femenina. Es decir 6 mil 305 familias piedadenses tienen como cabeza a una mujer.
El tamaño promedio de los hogares en el municipio fue de 3.9 integrantes, mientras que en el estado de Michoacán el tamaño promedio fue de 4 integrantes.
La Piedad está ubicado a mil 689 metros sobre el nivel del mar, pero el punto más alto del municipio, el Cerro Grande tiene una altitud de 2 mil 510 metros.
La superficie total del municipio de La Piedad es de 284 kilómetros cuadrados, cuya mayor superficie son las laderas del Cerro Grande.DSCN1502DSCN1494DSCN1417DSCN1404DSCN1368
En coordenadas, La Piedad está georreferenciada en la latitud 102 grados, un minuto, 30 segundos oeste; longitud de 20 grados, 20 minutos, 21 segundos norte.
Según el registro estadístico oficial reportado, entre los años 1961 y 2002 La Piedad tuvo una temperatura promedio de 19.6 grados centígrados y una precipitación media anual de 759.2 milímetros.
De acuerdo al censo económico que se está efectuando en estos momentos, existen 4,760 negocios en La Piedad, los cuales emplean a 18 mil 995 personas.
La Piedad está en el sitio 240 de 2 mil 456 municipios en cuento a marginación y está entre el 10 por ciento de municipios en México con un índice de marginación catalogado como muy bajo. En Michoacán sólo otras 3 demarcaciones tienen ese grado.Cascada en la presitaAmapolitas y la sombra de Silviano mientras les tomaba la foto
Más del 98 por ciento de los hogares piedadenses tienen servicio de drenaje y de agua entubada en sus casas. El promedio nacional es de 96.4.
99.66 por ciento de las casas en La Piedad cuenta con energía eléctrica. En México esa cifra es del 98.23.
Sólo 1.35 por ciento de los piedadenses residen en hogares que tienen piso de tierra. A Nivel nacional ese porcentaje es de 6.58 por ciento, en Michoacán es 11 por ciento.
28,85 por ciento de los mexicanos viven en localidades con menos de cinco mil habitantes. En Michoacán esa cifra alcanza el 40.58 por ciento.
En La Piedad sólo 16 de cada 100 personas que viven en poblados menores a cinco mil residentes.
98 por ciento de las aguas que genera La Piedad ya reciben tratamiento el promedio estatal es de 30 por ciento y el nacional de 42 por ciento
En 22.4 por ciento de los hogares michoacanos tienen condiciones de vivienda con mala calidad de materiales y espacio insuficiente. La media nacional de este apartado es de 15.2 por ciento, mientras que en el municipio de La Piedad sólo el 7.7 por ciento de las casas señaló estas carencias.
22.9 por ciento de los mexicanos y 27.2 por ciento de los michoacanos reportó habitar en viviendas sin disponibilidad de servicios básicos. En La Piedad, este porcentaje disminuye hasta el 9.4 por ciento.
El grado escolar que tienen en promedio los piedadenses de 15 años o más es de 7.9 años, cifra que es superior a la media del estado de Michoacán que es de 7.4 ciclos escolares.
En 2010, el municipio de La Piedad contaba con 194 planteles educativos. De los cuales 71 son escuelas preescolares, 89 primarias y 22 secundarias. Además, tenía 11 bachilleratos, una escuela de profesional técnico y cinco escuelas de formación para el trabajo.

Las unidades médicas en el municipio eran 16 en el año 2010. Estos centros de atención hospitalaria contaban con 226 personas como personal médico, un promedio de 14.1 doctores por unidad, el promedio estatal es de 5.6.

Silviano con La Peque

(Silviano con La Peque. Foto de Emmanuel Martínez Campos)

++++++

 

 

Entrevista con Papá Diosito. Silviano Martínez Campos

FANT.1- ENTREVISTA CON PAPA DIOSITO

Saltar a: navegación, buscar

ENTREVISTA CON PAPA DIOSITO

 

Silviano Martínez Campos

—Señor, papá Diosito, con todos mis respetos, o sea, con todo mi temor, permíteme hacerte una entrevista con motivo de esta Semana Santa, para mis posibles lectores.

—Me vienen entrevistando desde hace más de cien mil años, desde que los hombres tienen uso de razón.

—Sí, y hay entrevistas muy famosas, las de Abraham y Moisés o la de Job, pero a éste cómo le fue por pedirte cuentas, y a mí mismo, guardando las proporciones, en el curso de la vida me has dado respuestas aún no digeridas; pero esta entrevista sería para publicarse.

—Tu crees que todo puede publicarse, también en estas dimensiones hay censuras, pero censuras piadosas, para no sobrecargarlos con demasiada información.

—Es cierto, porque Pablo, el apóstol, decía que al recién converso, o sea al neófito, primero habría de dársele biberón antes de los alimentos fuertes como carnitas, al igual que a niño y, en realidad, en estas cuestiones, todos somos infantes; pero Jesús, tu Hijo, también dijo que lo dicho por El en secreto debía difundirse desde las azoteas, o sea, a través de los medios de comunicación.

—Me pediste una entrevista y la estás cambiando a diálogo, aunque también me gusta el diálogo. Y siempre he dialogado con ustedes, aun cuando las más de las veces ha sido diálogo de sordos. En fin, viene la entrevista, pero te aguantas las respuestas.

—Puedo grabarla, o confías en mi memoria.

—En tu memoria sí confío, aunque la tienes débil, tan débil que a menudo te olvidas del Decálogo; en cuanto a grabarla, tú sabrás, has grabado mi ley en libros y obras de arte, tus interpretaciones llenan bibliotecas y, ya ves, el mundo que te encomendé, no es el mismo que salió de mis manos. Mejor me gustaría conservaras la grabación original que puse desde siempre en tu corazón.

—Creía que esta entrevista era personal, pero veo estás cargando sobre mis hombros el peso del mundo.

—¿No será que confundes lo personal con lo individual?, ¿no tus mismos pensadores dicen por allí que cada ser humano es la especie y representa la especie?. En fin, puedes preguntar si quieres.

— ¿Realmente existes?, porque muchos lo dudan, sobre todo en estos tiempos calamitosos.

—Realmente existes tú, porque saliste de mí. En cuanto a mí, sencillamente soy. Pero no te metas en esos enredos, eso es lo que te embrolló, tu dialéctica libresca, aunque por supuesto respeto tu cultura. ¿Por qué no me preguntas en tu lenguaje campesino?, ¿no crees que sería más fácil entendernos?.

Podrías por ejemplo preguntar a dónde regresa el rayo de sol reflejado en el ala de una mosca, si retorna a las alturas o penetra en las profundidades; dicen que escucho los pasos de las hormigas y podrías interrogarme si la sonrisa de un pequeño también ilumina la materia oscura del universo, o si un suspiro, o un lamento del hombre atribulado, de no encontrar eco en el corazón del hermano, puede retumbar en los agujeros negros; si los cantos de los grillos son el concierto que impide oír los gritos de los condenados, como se decía antes, o más bien piadosamente atenúa los coros de ángeles y bienaventurados porque tu oído aún no está terminado par poder escucharlos sin estallar de gozo.

De que te enredas, te enredas si insistes en desentrañar los secretos del átomo y aplicarlos a tu técnica, pero puedes hacerlo, eres libre. Aunque me gustaría más bien preguntaras sobre cómo engarzar dos miradas sin que las corte la desconfianza y el recelo; cómo concertar dos afectos en uno solo para que vibren al unísono pulsados por una sola mano en dos entrelazadas; cómo orquestar una y mil voces en una sola para entonar la canción que realmente vale, la oda de la vida; o cómo encontrar la tierra prometida donde todos coman, todos canten, todos sepan, todos amen.

—Así está mejor, dime, entonces, ¿por qué a los niños les gusta lo pequeño?, por qué guardan sus caricias para u n cachorrillo y reducen el mundo al tamaño de sus cuerpos; en cambio los adultos soñamos con grandezas y pretendemos escalar montañas y conquistar universos; pero como el Sísifo del mito regresamos una y otra vez al punto de partida.

—Porque los niños no han salido de mi seno, pueblan todavía el reino de los sueños y su inocencia los arraiga aún en el paraíso. Están todavía en el vivero de mi jardín, donde cultivo con esmero su plantita que será trasplantada, a su tiempo, en otros suelos, fértiles o áridos, para que también a su tiempo fructifiquen.

Pero no te preocupes, a todos los trato como a niños, no que pretenda siempre retenerlos en viveros, sino los quiero libres y adultos; pero mi afecto va para ustedes y quién te dijo que el único lenguaje es el del logos, el del verbo; también de un suspiro se forma un alfabeto y en una mirada se descifra el universo.

Con una palmada, a tiempo, se desarma una furia y mediante un susurro se deshace un vocerío; un afecto lo descifras en la clave de una nota, o bien escalas el señuelo en la tonada; te remontas al cielo en el vaivén de una sinfonía o te explico el mundo en el momento de un acorde; pero también te doy la clave de las cosas en el ritmo ternario, o cuaternario de una ranchera melodía surgida de las raíces de la tierra.

—Parece poesía, ¿sirve de algo para acercarnos a ti, en nuestros tiempos azarosos?.

—Construiste tu ciencia en torno al intelecto y tejiste con los siglos la técnica moderna; sentaste los principios de las cosas en grandiosas teorías y sistemas de pensamiento que culminaron en complicadas ideologías. Y a través de ciencia, técnica, pensamiento e ideas encontraste de nuevo los límites del mundo. ¿Qué más da entonces que vuelvas al principio y redescubras el afecto y el sentido del ritmo mesurado y busques la razón de las cosas a través del lenguaje más profundo y más abarcante de la poesía y el mito?.

— ¿Y no sería esto una regresión?

—Alabo desde luego tu ciencia y tu técnica y tus sistemas de pensamiento; has usado la razón que te dí, pero serás tu ahora, como Job, quien me conteste: ¿Es o no regresión el arsenal atómico que has logrado acumular, capaz de acabar con tu vida?, ¿Es o no regresión la guerra moderna destructiva, aunque toda guerra siempre ha sido armada por las huestes de Caín?, ¿Es o no regresión parte de tu industria y de tu técnica que viene esterilizando ríos, lagos, mares, suelos y amenaza con trastornar la placenta de tu Tierra?.¿Es o no regresión el que se hayan desatado sin aparente control los azotes de la violencia multiforme, la real y la simbólica, al grado de que empieza a llamarse a tu cultura, una cultura de la muerte?. Y hay más, aún, muchos se han olvidado en teoría o en práctica, de que existo y allí está la explicación.

—No tengo respuestas claras; pero has de disculpar, estamos tratando de desenredar las cosas, en lo pequeño comunitario y en lo grande planetario.

—Otra pregunta más: ¿es o no regresión establecer, mediante su ciencia económica y sistemas de poder, en la teoría y en la práctica, modelos de organización que facilitan la acumulación de bienes en pocos y el despojo masivo de los más, cuando los bienes de la tierra son para todos?

—No tengo respuesta clara y creo que ni muchos economistas Pero una pregunta más: ¿cómo podemos salir de este calvario que llamamos crisis?.

—Respuestas técnicas no las tengo, no les gustó mi mundo, háganlo a su manera, pero les doy una receta: ámense.

—¿Cómo?.

—Pregúntenle a Jesús, mi Hijo, mi Ungido, mi Cristo, mi Enviado.

—Gracias Señor, papá Diosito, te trato así de cariño.

—De nada. No lo olvides, siempre estoy disponible par las entrevistas; ¡pero cuidado!, que duelen las respuestas.

—Algo más que desees agregar, tú siempre tienes la primera y la última palabra.

—Y tú también la tienes: ¿No es la Palabra, el Emmanuel, al que recuerdas en la Semana Santa?. Si lo recuerdas siempre, siempre encontrarás la respuesta.
(Publicado en GUIA, Semanario Regional Independiente, Zamora, Mich., México, Las Ventanas, 7-B, 16/IV/1995; y en ETCETERA, semanario, La Piedad, Mich.)

Reproducido en Mi Ziquítaro, Silviano’s Web 2

 

 

GNU Copyright (c) 2007 Silviano Martínez Campos. Se autoriza la copia, la distribución y la modificación de este documento bajo los términos de la licencia de documentación libre GNU, versión 1.2 o cualquier otra que posteriormente publique la Fundación del Software Libre (Free Software Fundation); sin secciones invariables (Unvariant Sections), textos de portada (Front-Cover Texts), ni textos de contraportada (Back-Cover Texts).Se incluye una copia en inglés de esta licencia en el artículo Text of the GNU Free Documentation License.

Carta Abierta: Atn. Musa de los Vientos. Silviano Martínez Campos

Carta Abierta: Atn. Musa de los Vientos. Silviano Martínez Campos.

vía Carta Abierta: Atn. Musa de los Vientos. Silviano Martínez Campos.

El Sabino y alrededores

El Sabino y alrededores.

vía El Sabino y alrededores.

Ziquítaro. Fiesta patronal 2014. EL CASTILLO

Ziquítaro. Fiesta patronal 2014. EL CASTILLO.

vía Ziquítaro. Fiesta patronal 2014. EL CASTILLO.

MOSAICO, 16-I-014

MOSAICO, 16-I-014.

vía MOSAICO, 16-I-014.